Solidaridad y Medios

Solidaridad integral en los Medios de Comunicación

Anthony Hopkins habla de su infierno con el alcohol

Posted by solidaridadmedios en agosto 30, 2017

El famoso actor británico Anthony Hopkins está considerado como uno de los mejores actores del momento[ ]. Entre sus películas más importantes se encuentran The Elephant Man (El hombre elefante), Drácula de Bram Stoker, Leyendas de pasión, Lo que queda del día, Regreso a Howards End, La Máscara del Zorro, The World’s Fastest Indian, Hearts in Atlantis, Nixon y Fracture, entre otras. En 2003 recibió una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

A sus 79 años declara Hopkins: “Yo bebía porque era inseguro respecto a mí mismo, y me convertí en adicto. No podía parar de beber. Ahora, cuando pienso en esos días, los considero en cierta medida como una bendición, porque gracias a aquello por lo que pasé y a que pude superarlo, ahora soy una persona fuerte pero a la vez compasiva. Nadie puede imaginarse lo sola que se siente la gente que está metida en el alcoholismo, lo absolutamente solo que me sentía yo”.

Anthony HopkinsTambién el alcoholismo sigue siendo uno de los lastres de la juventud. Siendo la edad de inicio los 13,7 años. El consumo abusivo ha llevado a la adicción a las nuevas generaciones, así lo asevera Alcohólicos Anónimos. En el ranking de drogas el primer puesto lo ocupa el alcohol; el 81,2% de jóvenes entre 14 y 18 años lo consume.

La promoción de las bebidas etílicas es uno de los temas de la legislación publicitaria más debatidos y que suscitan algunas polémicas. Cierto es que las prohibiciones publicitarias son justificadas por el legislador en orden a la protección de la salud y la seguridad de las personas, evitando el consumo indiscriminado. El abuso de campañas publicitarias contra el alcohol puede provocar su consumo.

“El abuso del alcohol crea más problemas de salud que las drogas”. El Gobierno ha destinado muchos millones de euros para programas contra la droga, en los que se incluye el alcohol.

También se han lanzado varias campañas publicitarias contra el consumo de las bebidas etílicas bajo los eslóganes: “El alcohol llena vacíos”. “Habla con tus hijos, la información es prevención”. “Bebe con moderación, es tu responsabilidad”. Con estas acciones se ha intentado vigorizar las conductas y sugerir la exigencia individual en el consumo de bebidas
alcohólicas.

Anuncios

Posted in Actualidad, Solidaridad | Etiquetado: , , , | Leave a Comment »

¿Hay azar en la evolución?

Posted by solidaridadmedios en agosto 30, 2017

origen de la vidaAl lanzar una moneda al aire, no sale cara o cruz por azar, sino por el movimiento que se le ha dado a la moneda, por la resistencia del aire y el tipo de superficie sobre la que cae: factores que resultan imposibles de medir con exactitud. Por eso se habla de juegos de azar. Aristóteles lo expresó de forma insuperable cuando dijo que “el azar es una etiqueta para nuestra ignorancia”.

Se puede hablar del azar en el lenguaje coloquial, pero no en el científico, porque la ciencia se define precisamente como “conocimiento por causas”, y apelar al azar es una forma acientífica de prescindir de las causas. Tal vez, por excepción, podría surgir, al azar, un órgano de un ser vivo, pero no se puede convertir la excepción en ley, como pretenden muchos darwinistas. El azar, en realidad, tiene la misma capacidad explicativa que la generación espontánea. Hoy resulta risible la ingenuidad que suponía creer en la generación espontánea, pero es igualmente ingenuo creer en el azar.

¿Qué son los sistemas de complejidad irreductible?

Es otro de los obstáculos que el azar y el evolucionismo darwinista no logran superar. Una duna puede perder arena y seguir siendo duna. Una montaña excavada por una mina o mordida por una cantera sigue siendo montaña. En cambio, en muchas operaciones de un ser vivo –regidas por la sincronización, no por la acumulación– no se puede prescindir de un solo elemento ni de un solo paso: se rigen por el “todo o nada”, y un solo fallo anula el sistema. Por eso, por no admitir recortes ni simplificación, esas operaciones constituyen sistemas de complejidad irreductible.

¿Se puede poner un ejemplo biológico?

Hay múltiples ejemplos en los seres vivos. Un niño pedalea en su bici, derrapa y se cae. Al rasparse, sangra un poco por una rodilla y una mano, pero se limpia las heridas y la cosa no tiene mayor importancia. ¿Por qué no tiene mayor importancia? Porque la sangre de las heridas se coagula. De lo contrario, el niño se desangraría. ¿Y qué pasaría si la orden de coagulación se extendiera a toda la sangre del herido? Pues que el pequeño ciclista quedaría coagulado de pies a cabeza. ¿Y si el coágulo fuera pequeño e interno? Entonces produciría una hemiplejia o un infarto. Por fortuna, el niño no se desangra ni se coagula, y tampoco sufre un infarto, precisamente porque solo se coagula la sangre expuesta al aire¿Es posible que este sistema haya evolucionado según la teoría darwiniana? No, porque la simple ausencia del factor antihemofílico, o la sola presencia de la trombina, sin su correspondiente inhibidor, serían mortales. O concurren al mismo tiempo las doce proteínas implicadas, o el sistema falla. 

Que se coagule la sangre de una herida es algo normal y corriente, pero la bioquímica lleva medio siglo estudiando este asombroso proceso y no es capaz de identificar sus causas. Todo lo que dice el profesor Doolittle, primera autoridad mundial, es que el factor tisural aparece, que el fibrinógeno nace, que la antiplasmia surge, que el ATP se manifiesta, y así sucesivamente.

¿Una célula es un sistema de complejidad irreductible?

Cualquier bacteria, cualquiera de las células que integran –por billones– el cuerpo de un mamífero, es un sistema de complejidad irreductible. Se ha visto a la célula como una ciudad en miniatura, que se levanta a velocidad de vértigo y necesita poseer, al mismo tiempo, una membrana envolvente, generadores de energía, gradiente de iones, macromoléculas encapsuladas, polimerización, replicación por genes y enzimas, almacenamiento de información y capacidad de mutación. Así, la biología celular relativiza las tesis evolucionistas, pues cada uno de los cambios anatómicos que Darwin consideraba muy simples, implica procesos bioquímicos abrumadoramente complejos.

Por eso, mientras se desconozcan las leyes de los programas moleculares de los seres vivos, hablar de evolución y selección guiadas por el puro azar, es emplear metáforas con el mismo valor explicativo que denominar “toldo de estrellas” al firmamento. Hay un ajuste fino en las grandes constantes del universo y de la vida; un  diseño previo y una clara finalidad en toda la naturaleza.

Posted in Bioética, Ecología, Solidaridad | Etiquetado: , | Leave a Comment »

Hacerse adulto

Posted by solidaridadmedios en agosto 25, 2017

inmadurezY entonces a Emily le sucedió un acontecimiento de importancia considerable. De repente se dio cuenta de quién era. No había motivos claros para comprender por qué no le sucedió eso cinco años antes o cinco después; y tampoco era fácil saber por qué le ocurrió precisamente aquella tarde. Cada vez que movía un brazo o una pierna, este sencillo movimiento le producía una impresión de divertida sorpresa al observar lo pronto que le obedecían sus miembros. La memoria le decía que siempre le habían obedecido, pero no se había dado cuenta nunca de lo sorprendente que resultaba.

Cada consideración acudía a su mente como un fogonazo y sin palabras. Cuando se hubo convencido del hecho asombroso de que ella era “ella”, se puso a calcular el alcance que podía tener ese descubrimiento. En primer lugar, ¿a qué era debido que entre tanta gente como podía haber sido, ella fuera precisamente esta persona determinada, Emily Bas-Thornton, nacida al año tal entre todos los años de todos los tiempos, y encajada en esta determinada envoltura de carne? ¿Lo había escogido ella misma, o lo había hecho Dios?

En segundo lugar, ¿por qué no había reparado antes en esto? Llevaba viviendo así un montón de años y nunca antes lo había pensado. Tenía la misma sensación que un individuo que recordase de pronto a las once de la noche, sentado en su sillón, que había aceptado una invitación a cenar aquella noche. ¿Cómo puedo haber estado sentado toda la tarde sin que me inquietase la menor preocupación? ¿Cómo había podido pasado ella tantos años sin haber notado un hecho tan evidente?

Las reflexiones de esta protagonista de una novela de Ricard Hughes traen a nuestra consideración una realidad importante e interesante: cada uno de nosotros somos un ser humano irrepetible, y tenemos una misión que cumplir, algo que nadie puede hacer por nosotros, y además en ello está la clave de nuestro acierto en el vivir.

No se trata de convertirse en visionarios ni en quijotes de una extraña misión; y también es cierto que se puede ser feliz de muchas maneras; pero no debemos eludir por pereza o egoísmo esos retos personales que la vida a cada uno nos plantea. Descubrir y aceptar esto es muestra del verdadero despertar a la etapa adulta.

Muchos lo descubren en la adolescencia, pero otros apenas llegan a comprenderlo nunca. Son víctimas de una especie de síndrome de Peter Pan por el que su mente se resiste a hacerse adulta. Les cuesta tomar las riendas de su vida. Se diría que ven la línea divisoria que separa la juventud de la madurez —una línea que les parece una zanja de profundidad insondable—, y buscan algún vado o puente para cruzarla, después de merodearla durante meses o años, pero no se deciden a dejarla atrás de un salto. Lo triste es que no tardan en lamentar los días de su juventud y el modo en que los han malgastado.

Todo esto se manifiesta con claridad en la inmadurez de algunos matrimonios, que resultan no ya un proyecto entre dos seres humanos adultos y conscientes sino —como ha escrito Susanna Tamaro— la fuga en un sueño de dos niños.

Quizá la educación tenga mucho que ver en esto. El miedo a exigir de los padres; o ese no advertir que la pequeña infidelidad de ahora conduce a la injusticia flagrante de mañana; o no hablar de las consecuencias, seguramente por miedo a ser tachados de cenizos; o no estimular el esfuerzo personal, para no incomodar. Todos esos errores, si no se atajan a tiempo, conducen a una triste e inconsciente prolongación de la infancia, una de las grandes tragedias de nuestro tiempo, y que siempre acaba en un amargo despertar.

Alfonso Aguiló

VISITA NUESTRA WEB

Posted in Solidaridad | Leave a Comment »

Es posible dejar de ser gay

Posted by solidaridadmedios en agosto 25, 2017

matrimonio2Un estudio publicado en la revista «Archives of Sexual Behaviour» demuestra que los hombres y las mujeres homosexuales que intentan cambiar de tendencia sexual lo logran en un alto porcentaje de casos, aunque su comportamiento anterior y sus intereses sexuales hubieran sido únicamente homosexuales durante años.

El doctor Robert L. Spitzer, de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, autor del estudio, ha presentado sus conclusiones en el congreso anual de la Asociación de Psquiatría de Estados Unidos.
Spitzer realizó entrevistas telefónicas a 200 personas que habían cambiado su orientación sexual de homosexual a heterosexual, y que habían continuado así durante un período de al menos cinco años. De las 200 personas que participaron en el estudio, 143 eran hombres y 57 mujeres.

Spitzer registró cambios en la orientación sexual que se habían producido en el período entre los doce meses anteriores a que las personas comenzaran a cambiar, y los doce meses anteriores a la entrevista telefónica a la que les sometió.

Para ser seleccionado para el estudio, los participantes tenían que haber sentido una atracción predominantemente homosexual (al menos 60 en una escala de 0 a 100) antes de comenzar el esfuerzo para cambiar hacia la heterosexualidad. Además, tenían que haber conseguido una heterosexualidad exitosa y que, tras el esfuerzo realizado, hubieran registrado un cambio significativo en la atracción sexual, de al menos 10 puntos en una escala de 0 a 100 desde al menos cinco años antes del estudio.

No es una enfermedad

El doctor Robert L. Spitzer fue una de las personas clave de entre los que contribuyeron a retirar la homosexualidad de la relación de las enfermedades mentales de la Asociación Psiquiátrica Americana en 1973.
Según Spitzer, “es mejor no considerar la homosexualidad una enfermedad”. Para el especialista, “las personas molestas con su homosexualidad deben tener la posibilidad de cambiar”.

Críticas

El estudio de Spitzer ha recibido críticas. John Bancroft, de la Universidad de Indiana, ha señalado que muchos de los que respondieron al cuestionario buscaron un cambio en sus vidas “a causa de sus creencias religiosas”. En todo caso, considera que el estudio se ha realizado entre un número significativo de personas.

Miguel Jaque

VISITA NUESTRA WEB

Posted in Solidaridad | Leave a Comment »

¿Cuáles son los obstáculos que nos encontramos a la hora de poner límites a los hijos?

Posted by solidaridadmedios en agosto 25, 2017

niños tiranosPueden ser muy numerosos, pero no por ello insalvables. Los podemos hallar en tres frentes: el ambiente que se respira actualmente en la sociedad; los hijos en sí; y nosotros, los padres.

• Se dice, creo que con un poco de exageración, que el ambiente actual está muy mal, que es muy deseducativo, etc. y eso en parte es verdad, pero en parte exagerado. No cabe duda de que la educación de hace unas décadas era más autoritaria, y el trato era más frío ente los padres y los hijos.
Por otra parte, nos hallamos en una sociedad del bienestar, en la que se imponen valores como el tener en lugar del ser, el ocio, la diversión, el placer o la falta de compromiso. No cabe duda de que hoy en día se vive muy bien, demasiado bien mejor dicho: se tienen muchas cosas innecesarias y al mismo tiempo les faltan a muchas personas unos referentes claros que orienten y den sentido a su vida.

Está muy extendida una mentalidad bastante permisiva en algunos aspectos esenciales, como son la sexualidad o el respeto a las personas (por ejemplo, a los profesores. Algunos políticos han tenido la curiosa ocurrencia de otorgar al profesor la categoría legal de “autoridad”, de modo que se puedan así castigar las posibles faltas de respeto de que sean objeto…).

Pero, a pesar de la existencia de estos y otros posibles inconvenientes, estamos convencidos de que éstos no son lo suficientemente fuertes como para tirar por tierra una formación educativa sólida, como es la que procuramos realizar con nuestros hijos. Por otra parte, la educación nunca ha sido sencilla, ni tampoco nuestra época estuvo exenta de dificultades. Hemos de aprovechar las múltiples oportunidades y ventajas educativas que tenemos en estos momentos a nuestro alcance, y de las que nosotros, siendo niños, no pudimos beneficiarnos. Problemas y dificultades las hay, las ha habido y las habrá, no lo dudemos. Los problemas del ser humano son y seguirán siendo, en esencia, siempre los mismos.

 En cuanto a los hijos, debemos preguntarnos también qué obstáculos podemos encontrarnos. A este respecto, hemos de señalar que nos parecen más determinantes las actitudes de los padres. Hemos oído infinidad de veces que la mayor parte de los problemas de los hijos son, en el fondo, problemas de los padres, aunque suene un poco duro el reconocerlo…

Hemos de ser conscientes de que los hijos van a estar siempre en su papel, y éste ¿cuál es? Muy sencillo: el de desafiar a los padres e intentar sacar de ellos lo máximo posible. El niño, ya desde que nace, lucha a nivel inconsciente por ser el centro de todo el cariño y las atenciones de los padres. Al mismo tiempo, el niño va tomando conciencia de manera progresiva de su independencia: va descubriendo su propio cuerpo y sus capacidades. Poco a poco se va dando cuenta de todo lo que puede conseguir mediante las armas de las que dispone, que son el llanto, la negativa o la tozudez. Si ve que los padres ceden, irá buscando metas cada vez mayores; y, si los padres siguen cediendo, poco a poco llegará un momento en el que no podrán ya con él. Por desgracia, no es infrecuente oír quejarse a algunas madres cundo vienen al colegio de que no saben qué hacer con su hijo y de que ya no pueden con él.

Tengamos esto muy claro: el bebé pone a prueba a menudo a sus padres con el llanto, para reclamar su atención. ¿Cuántos niños se callan en cuanto les cogemos en brazos? Luego, reclama nuestra atención para dormirse y nos “obliga“ a que le estemos meciendo media hora entera; si dejamos de hacerlo, llora estridentemente. Ese mismo niño come cuando le da la gana, no cuando quieren sus padres. Como es tan rico, le dejamos que se meta en nuestra cama cuando tiene tres añitos, o bien nos vamos nosotros a la suya hasta que se duerme…Ese mismo niño, ya con tres-cuatro años, va a la escuela infantil y (¡qué raro!, ¿verdad?), nos dice la profesora que se porta un poco mal, y los padres, a lo mejor, le echan la culpa a ella, diciendo que es muy joven y no tiene aún experiencia para llevar su clase…
Ese niño tan rico se está, pues, convirtiendo en un pequeño tirano, y es posible que, si no se actúa a tiempo, sea una fuente conflictos allá donde vaya.

Pablo Garrido

VISITA NUESTRA WEB

Posted in Educación, Familia, Solidaridad | Leave a Comment »

Recordatorio valioso: la vida existe desde la concepción

Posted by solidaridadmedios en junio 27, 2017

Bebe-dentro-del-útero“Una sociedad abortista se hace inhóspita. Con el tiempo, reinará la tiranía y la arbitrariedad en todos los ambientes. Es como una enfermedad infecciosa que se contagia”, afirmó Jutta Burggraf.

Tras la detención del acaudalado asesino de niños indefensos e inocentes, el peruano Carlos Morín, toda la tragedia íntima de una longeva, de 84 años de edad, ha emergido de forma vehemente.

A esta anciana, lo que más le aflige es el deliberado asesinato de su propio hijo. Sucedió hace 57 años. Entonces tenía 27 abriles. Fue metida en un chiringuito abortista. “Aquello era una pocilga, una carnicería”, afirma. El aborto se ejecutó sin ningún tipo de anestesia. Al poco tiempo se plantó, esperando un nuevo hijo, en cuatro ocasiones distintas. Todos los embarazos terminaron en abortos no deseados, por las secuelas del primer aborto al que fue encadenada. Los síntomas post-aborto la escoltan a lo largo de toda su existencia.

Por otra parte, Esperanza Puente, víctima directa del aborto voluntario y provocado, recordaba que en el libro Yo aborté se podían leer los trágicos testimonios de madres que han aniquilado a sus propios hijos a través del aborto.

El aborto voluntario crea diversas y arduas trabas de robustez física y anímica en la mujer; se despliega la crisis del estrés postraumático que evoluciona con un gran sufrimiento y temor que lleva a la depresión, incremento del consumo de alcohol y de drogas, cambios del comportamiento en la alimentación, trastornos de ansiedad, pérdida de autoestima e intentos de suicidio.

Las mujeres que abortan, miran con indiferencia la muerte de sus propios hijos. Vivimos en una cultura de la muerte, que nos rodea por todas partes con un egoísmo feroz, una violencia brutal y ningún respeto por la vida humana de un ser nonato, inocente e indefenso y que tiene un valor trascendental.

Por otra parte, en Estados Unidos el aborto emprendió su despliegue después de que el Tribunal Supremo dictaminara la sentencia “Roe vs. Wade”, en 1973. Cuando en 1776 lanzó su grito de independencia en nombre del derecho de poder abolir gobiernos despóticos y violadores de los derechos fundamentales como son la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Hoy, ¡tremenda paradoja!, convive con el aborto. Con el asesinato de niños que se encuentran en el claustro materno.

El niño por nacer es un ser humano a partir de la concepción, y su vida debe ser respetada. Esa vida fue redimida por Cristo, esa vida es un regalo de Dios”, afirma el teólogo suizo Karl Barth.

Clemente Ferrer

Posted in Familia, Solidaridad, Valores | Leave a Comment »

El mal ambiente en el trabajo: calumnia y difamamación

Posted by solidaridadmedios en junio 27, 2017

trabajo colaborativoEn una empresa, como en toda comunidad humana donde hay individuos de forma estable, se dan muchas oportunidades de contemplar la manera de hacer de otros. Existe mucho roce y aunque el refranero popular español diga que el roce hace el cariño, también es cierto que la consecuencia más habitual del roce es una irritación o una ampolla.

Nos pasa a todos: vemos cómo actúan otros, lo pasamos por nuestro tamiz y después opinamos y emitimos juicios. Si son juicios negativos, empezamos a irritarnos. De emitir juicios, a juzgar intenciones, hay un paso. Y, ¡ojo!: no es lo mismo. En ocasiones, los directivos deberán emitir juicios para evaluar a su personal; sin embargo, nunca tendrán que juzgar intenciones. Cuando los juicios emitidos sean negativos, la información deberá restringirse sólo a las personas adecuadas, lo contrario sería difamar a nuestra gente o incluso calumniar que, dicho sea de paso, tampoco es lo mismo. Se podría decir que la difamación consiste en decir algo de alguien a quien no le compete saberlo y que, siendo verdad, no le deja en buen lugar a ese alguien. La calumnia es lo mismo, solo que para agravar la situación, lo que estamos diciendo del otro es mentira.

Con frecuencia podemos sorprender a gente describiendo detalladamente la intención con la que fulanita o menganito han hecho esto o lo otro. Poco a poco va tomando carta de normalidad que los jefes emitan juicios en estos campos. De este modo, se juzgan y critican las intenciones no sólo en el terreno profesional, sino también en el campo de las relaciones humanas y en el estrictamente personal. El ambiente se enrarece, se entremezclan los sentimientos de los empleados y la autoridad del directivo se erosiona, se debilita y puede acabar perdiéndose. ¿Y la motivación de los empleados? Empieza a bajar en picado.

Sin embargo, como todos sabemos, no es difícil tropezarse con personas (directivos o no) que parecen estar especializadas en poner verde a los demás. En la empresa a nadie se le paga para que vaya desmotivando gente. Más bien al contrario: toda la formación que se les proporciona está encaminada a que cada uno de los empleados aporte valor al equipo y a la empresa en su conjunto. Y no a que lo destruya.

Ser difamado o calumniado no es fácil de llevar y sólo personas de mucha calidad personal lo superan sin que les deje una huella negativa en su rendimiento profesional. Lo que no se entiende es que, en muchas ocasiones, sea el mismo jefe el que aliente esos “dimes y diretes”. Lógicamente, las personas que los sufren, bajan su rendimiento y, en el caso de que sea el jefe quien los provoca, pierden la confianza en él e incluso el posible respeto interior que le tenían.

Por eso hay una lección clarísima: La persona que lleva un equipo tiene que dejar claro, con el lenguaje de los hechos, que no va a permitir que se hable mal de otro miembro del equipo en su presencia. Con esa actitud, se genera confianza y se transmite un mensaje poderosísimo al equipo: “Cuando alguien esté hablando conmigo, podéis estar seguros de que nunca hablará mal de ninguno de vosotros. En caso de que ocurriese, os llamaría en ese momento para que lo que se diga podáis oírlo y dar vuestra opinión. Y esto os lo voy a exigir a todos los que formáis parte del equipo. Por tanto, en este equipo nadie critica a nadie”.

Generar confianza por la vía de los hechos es propio de jefes que aportan valor a las empresas.

José María Contreras

Posted in Sociedad, Solidaridad | Leave a Comment »

El amor es paciente y lleno de espíritu de servicio

Posted by solidaridadmedios en junio 27, 2017

amor paciente y servicialEn cualquier relación de amor verdadero la paciencia se muestra cuando la persona no se deja llevar por los impulsos y evita agredir. Tener paciencia no es dejar que nos maltraten continuamente, o tolerar agresiones físicas, o permitir que nos traten como objetos. El problema es cuando exigimos que  las personas sean perfectas, o cuando nos colocamos en el centro y esperamos que sólo se cumpla nuestra propia voluntad. Entonces todo nos impacienta, todo nos lleva a reaccionar con agresividad.

Si no cultivamos la paciencia, siempre tendremos excusas para responder con ira, y finalmente nos convertiremos en personas que no saben convivir, antisociales, incapaces de postergar los impulsos, y la familia se volverá un campo de batalla.

Esta paciencia se afianza cuando reconozco que la otra persona también tiene derecho a vivir en esta tierra junto a mí, así tal como es. No importa si altera mis planes, si me molesta con su modo de ser o con sus ideas, si no es todo lo que yo esperaba. El amor tiene siempre un sentido más profundo que lleva a aceptar y a querer al otro con sus imperfecciones y defectos y también cuando actúa de un modo diferente a lo que yo desearía.

Pero la paciencia no es una postura totalmente pasiva, sino que está acompañada por una actividad, por una reacción dinámica y creativa ante los demás. Indica que el amor beneficia y promueve a los demás y se traduce en un talante de continuo servicio.

El amor no es sólo un sentimiento, sino que se debe entender en el sentido que tiene el verbo amar en hebreo: es hacer el bien. Como decía san Ignacio de Loyola, “el amor se debe poner más en las obras que en las palabras”. Así puede mostrar toda su fecundidad, y nos permite experimentar la felicidad de dar, la nobleza y la grandeza de donarse sobreabundantemente, sin medir, sin reclamar pagos, por el solo gusto de dar y de servir. (1)

(1) Fuente: Amoris laeticia

Posted in Familia, Valores | Leave a Comment »

¿Quienes idearon la teoría del Big Bang?

Posted by solidaridadmedios en junio 27, 2017

Big bangEn la búsqueda del origen del universo fueron Alexander Friedmann y especialmente Georges Lemaître y George Gamow quienes acuñaron la idea de una potentísima y rápida expansión del cosmos a partir de un átomo primigenio , sin embargo como resultado de una de tantas simplificaciones  históricas , los nombres que se suelen asociar al descubrimiento del origen y  la expansión del universo  y de la llamada teoría del Big Bang son, respectivamente, Edwin Hubble y Albert Einstein.

En 1922 Friedmann aportó distintas soluciones matemáticas a las ecuaciones de campo de Einstein, que permitían explicar el universo en su conjunto: un mundo que podía estar en expansión o contracción.

De modo independiente, el sacerdote católico y  astrónomo George Lemaître llegó a esas mismas soluciones y las relacionó con los datos observacionales –el corrimiento hacia el rojo de la luz proveniente de las galaxias–, concluyendo en 1927 que el universo está en expansión. No obstante, en 1931, Lemaître fue más lejos todavía y planteó la hipótesis del átomo primitivo: una teoría que dotaba al universo de un comienzo. En los años cuarenta esta hipótesis fue denominada “despectivamente” por Fred Hoyle como Bing Bang: ¡el Gran Pun!

En 1948 Gamow abordó la evolución del mundo desde un punto de vista termodinámico, y propuso que el universo en su instante inicial, además de ser muy denso, como Lemaître apuntaba, debía de estar muy caliente, y que, durante la expansión se fue enfriando. Esta nueva teoría, el Big Bang caliente, armonizaba la cosmología con la física de partículas elementales.

Por otro lado, los colaboradores de Gamow predijeron una radiación de fondo, eco de la gran explosión, que acabaron detectando Arno Penzias y Robert Wilson en 1965. Este hallazgo convirtió al Big Bang en una teoría respetable.

Desde entonces, las comprobaciones y el desarrollo de esta teoría ha  proporcionado a los científicos una rica imagen del cosmos y de la forma tan increíble en la que parece haber sido diseñado desde su origen. El trabajo conjunto de las leyes de la Física con la Teoría del Big Bang respalda claramente la certeza de que que el universo no es, no puedes ser, un gran accidente cósmico.

Posted in Sociedad, Valores | Leave a Comment »

¿Es nuestra mente una secreción del cerebro?

Posted by solidaridadmedios en junio 22, 2017

cerebro y menteEn el momento actual la neurociencia se ha convertido en una de las áreas más dinámicas y de mayor expectativa social de la investigación biomédica. Ello se debe a dos tipos de motivos. En primer lugar por el auge de las nuevas tecnologías que permiten analizar las causas de las enfermedades mentales y neurodegenerativas, y en segundo lugar por contribuir a un nuevo espacio de discusión sobre la relación entre el cerebro y la mente.

Refiriéndome a esto último, algunos científicos se afanan por demostrar la existencia de un determinismo biológico de nuestra conciencia, y como consecuencia de nuestra conducta, y por lo tanto de nuestra libertad, lo que de llegar a confirmarse conduciría a la negación de la existencia del alma. El intento por naturalizar la mente queda clara en la afirmación de que todo lo espiritual es un producto de lo neuronal, proclamada por Antonio Damasio, neurofisiólogo Premio Príncipe de Asturias 1985, en su obra «Y el cerebro creó al hombre» (Ed. Destino-Planeta, Barcelona 2010).

De demostrarse tal afirmación, tendría razón la Dra. Brigitte Falkenburg, profesora de Filosofía de la Ciencia de la Universidad Tecnológica de Dortmund, que señalaba que “si hubiera tal determinismo el conocimiento sería como un órgano totalmente inútil y nosotros seríamos como zombis”.

Sin embargo, reducir la mente a circuitos neuronales, impulsos eléctricos, canales de iones o reacciones químicas es difícil de abordar desde el punto de vista experimental. ¿Cómo probar que algo inmaterial y por tanto inmanejable, como la mente, surja de algo material, como lo es el cerebro?, ¿cómo demostrar el determinismo biológico de algo etéreo como nuestra conciencia? El primer problema está precisamente en la inaplicabilidad del método científico a la resolución de un problema que carece de materialidad.

He aquí dos opiniones de dos eminentes científicos:

“El empeño de algunos científicos por ignorar el método propio de la ciencia e instalarse en la especulación filosófica, como cuando se nos vende como ciencia lo que no es sino filosofía materialista y se insiste en que la base de todo es la materia y no lo mental, lo que lleva a afirmar que la mente es un derivado, un producto, un segregado de la materia”. ( Prof. Francisco José Soler Gil)

“¿Es posible explicar todos los aspectos y dimensiones de nuestra mente con el método experimental y sobre la base de la estructura del cerebro? No, no hay evidencia empírica ni demostración experimental que lo explique.” . (Prof. Juan Arana Cañedo-Argüelles)

Fuente: Nicolás Jouve

Posted in Sociedad, Solidaridad | Leave a Comment »